Noviembre, Mes de la Adopción

Noviembre es un mes muy importante para nosotros como familia. No sólo porque celebramos el Día de Acción de Gracias, sino porque Dios es tan maravilloso que dentro de nuestro espacio de agradecimiento, países como Puerto Rico, Estados Unidos, Colombia y otros nos unimos para celebrar el Mes de la Adopción.

20121103-080359.jpg

Durante este mes hacemos un alto para agradecer la labor ardua que realizan todos aquellos que trabajan en la gestión de la adopción. Si algo nos ha quedado claro a mi esposo y a mí es que aún siguen habiendo profesionales y seres humanos que tienen el genuino interés en ayudar a que familias sean formadas, corazones sean unidos y milagros de amor sean cumplidos en hogares que han anhelado tanto la llegada de un hij@(s). Nuestro hogar es fruto de ello.

Deseo ser portavoz no sólo de tan hermoso evento, sino voz de esperanza para aquellos que han pensado en la adopción como medio para alcanzar su sueño de ser familia pero que aún no han dado el paso. En la medida que sea posible quisiera ayudar a clarificar información, disipar temores, apoyar en los procesos de espera y celebrar noticias de milagros como el nuestro.

Por esta razón, estaré compartiendo diferentes posts educativos sobre los procesos de adopción y cómo mi esposo y yo pudimos enfrentar aquellos retos que se presentaron en nuestro camino a ser padres.

Si deseas que abunde sobre algún área particular dentro del proceso de adopción, escríbelo en el espacio de comentarios y con mucho gusto lo trabajaré.

Permita Dios que durante este mes Su Divina Sabiduría dirija tu toma de decisiones y si fuera el caso, cambie tu perspectiva sobre lo que es la adopción.

20121103-081050.jpg

Advertisements

“Hija eres, madre serás”

Desde que las chicas somos pequeñas en edad, solemos escuchar a nuestras madres decirnos: “Hija eres, madre serás”. Mi mamá me lo decía cada vez que cometía una travesura con mi hermana menor. Niña al fin, yo no tenía la más mínima idea de lo que ese refrán quería decir. De adolescente pensé que esas palabras se referían a que todas las travesuras que yo hice de pequeña con mi hermana las pagaría cuando tuviera mis propios hijos porque ellos me harían las mismas y hasta peores. Se podrán imaginar el pánico que eso me causó…mi hermana menor y yo fuimos muy “creativas”.

Desde mi temprana adultez he podido experimentar dos dimensiones diferentes de este refrán. Primero, validez. Segundo, anhelo. Verán, las decisiones más difíciles que tomó mi mamá cuando yo apenas era una joven de 17 años, las puedo comprender ahora y más que comprenderlas, las puedo respetar y validar. La maternidad es una hermosa bendición que conlleva sacrificios y en múltiples ocasiones anteponer las necesidades de los tuyos a las propias. Las normas, los valores, las caricias, el amor inagotable, la visión del futuro, la calidad del tiempo familiar, las reprensiones, el énfasis en la excelencia…todo cobra sentido cuando lo miras desde el ojo de la madre que desea lo mejor para sus hijos. Lo curioso es que yo validé la dimensión de la madre desde la óptica de la hija, porque madre se me era imposible ser.

Desde mis 21 años, comencé a experimentar una segunda dimensión del dicho popular: anhelo. Tuve un deseo ardiente porque el refrán que me decía tanto mi madre fuese una realidad en mi vida y en la de mi esposo. La endometriosis llegó a hacer morada en mi sistema reproductor y aún 10 años después, sigue estando aquí. “Hija eres, madre serás”, ¡cuánto deseaba que alguien me llamara mamá! Lastimosamente, esta condición me alejaba cada mes y cada año de la petición más grade que teníamos presentada ante Dios: ser padres.

Luego de años de pruebas, operaciones, visitas a los especialistas y tratamientos infructíferos mi cuerpo y mi mente no podían más. Ya la herida había sangrado demasiado, subsistía con los fragmentos de quien una vez fui, la falta de comunicación laceró mi matrimonio y mi autoestima no existía porque yo misma la había reducido por no tener la capacidad de darnos a mi esposo y a mí los hijos que tanto deseábamos.

¿Por qué no puedo ser madre? ¿No se supone que esto sea algo “natural” dentro de un matrimonio? ¿Cómo se puede amar tanto a quien nunca has visto? ¿Cómo controlar los deseos de abrazar a alguien que no sabes si llegará a estar en tus brazos? ¿Cómo se deja de amar tanto la vida de un hijo que eres incapaz de dar? Preguntas que en ese momento no me eran posibles contestar.

Lo gravoso de todo fue que por encima de mi crisis existencial, la endometriosis también atentó contra las bases de fe más profundas que tenía y en muchos espacios dominaron la soledad auto-infligida y prevalecieron las dudas: ¿Hasta qué punto puedo creer en la promesa de Dios de que mi esposo y yo seremos padres? ¿Estará Dios atento a mi clamor? ¿Por qué me siento tan olvidada? ¿Valdrá la pena seguir luchando por algo que tal vez no está para nosotros? ¿Por qué cada vez que me acerco a ti en clamor y siento que abres una puerta termino perdiendo? ¿Qué mueve tu corazón? ¿Dónde se alinean la fe y tu divina voluntad? ¿Cómo mantengo la compostura frente a una iglesia que ve mi vida como modelo a seguir? ¿Con qué valor le predico a una iglesia sobre Tu fidelidad a lo que has prometido cuando aún el milagro no ha llegado a mi hogar? Si yo no tengo la capacidad de dar vida, ¿estará tu Espíritu en mí? Ante un panorama como este… ¿puede haber luz al final del camino? ¿Pueden las circunstancias de la vida corromper la esencia del anhelo?

Aún en medio de toda esta confusión que les acabo de redactar, prevaleció la pasión ardiente de que quien busca halla, quien se mantiene, aunque sea cojeando, prevalece. Mi esposo y yo prevalecimos porque Dios tenía una plan perfecto para nosotros, más excelente del que nosotros pudimos haber contemplado. Había una llama que Él mismo había encendido en mí: “…madre serás”.

Así es que mi esposo y yo tomamos unas vacaciones forzadas y nos detuvimos a pensar sobre el porvenir y en un diálogo decisivo mi esposo me preguntó: “¿Qué tú deseas realmente? ¿Dar a luz o ser mamá? Yo me he preguntado lo mismo en muchas ocasiones durante todos estos años y he llegado a la conclusión de que quiero ser padre. No importa la forma, quiero ser papá”. A través de la firme convicción de Edgar, Dios me puso a reflexionar. ¿Cuál era mi anhelo? Al igual que mi esposo, yo quería ser mamá. La decisión siguiente fue la más sencilla que tomamos, pero fue aquella que trajo mayor unidad en mi casa, trajo paz, y por encima de eso trajo la esencia de lo que la endometriosis había quitado: amor renovado y una nueva ilusión. Ampliaríamos nuestra familia a través de la adopción.

Luego de pasar sobre 7 meses realizando las gestiones necesarias, nos tocó una etapa que mi esposo y yo conocíamos a perfección: esperar. Esta espera fue diferente, fue una activa. Convocamos a nuestra familia inmediata para que nos acompañara en oración. “Hija eres, madre serás”. Ese era el nuevo motor que nos movía. Como todo proceso, la espera desespera. Pasaron casi dos años y no habíamos escuchado respuesta alguna. El desánimo estaba empezando a tocar a la puerta.

Le pedía a Dios en secreto que me permitiera el privilegio de por lo menos convertirme en madre a mis 30 años. Edad a la que estaba reacia llegar. Si no que nos diera el hermoso regalo de recibir la tan esperada llamada para fechas significativas como el cumpleaños de Edgar, el Día de Madres, o el Día de Padres. Pasaron dos ciclos de estas fechas. Pasaron mis 30 y llegaron mis 31 años. ¡Uff! ¡Qué fuerte! El balde de agua fría había sido vertido sobre nosotros.

Justo cuando estábamos en plena reestructuración de nuestros proyectos de vida, el milagro llego a nuestro hogar. ¡Recibimos la llamada! Las lágrimas no dejaban de caer de nuestros rostros, y aun hoy no dejo de llorar de gratitud por la obra de Dios. Cuando pusieron a nuestras hijas en nuestros brazos las piezas del rompecabezas fueron cayendo en su lugar: los 10 años de espera, cada tratamiento, cada puerta que se cerró, cada lágrima, cada operación, cada dolor, cada búsqueda, cada plegaria…todo cobró sentido. El camino trazado nos llevó a nuestras hijas…éste siempre fue el diseño de Dios. A tiempo y perfecto. “Hija eres, madre serás”.

Hoy podemos mirar hacia atrás sin huellas de amargura…nuestro sueño era ser padres…ese era el milagro por el que orábamos. La fidelidad y el amor de Dios trajeron a nuestras hijas a casa. Él vio nuestro anhelo y lo armonizó con la necesidad de ellas de llegar a su hogar. ¡Gloria a Dios! Nuestras hijas ya han comenzado a conocer que son el mayor regalo de amor que hemos recibido y que viviremos para testificarlo donde quiera que vayamos.