Home » Familia » adopcion » Corazón más que agradecido

Corazón más que agradecido

Era de madrugada y mientras todos en casa dormían, yo me dedicaba a repasar en mi mente cada evento que nos trajo hasta ese momento: domingo, Día de las Madres. Mi primera celebración como MADRE. Cerré los ojos y visualizé nuestro encuentro de amor. Suspiré: “Gracias mi amado Señor” y me remonté a ese lunes inesperado cuando tomé a mis hijas en los brazos por primera vez. Aquello que se gestó en oración por el espacio de 10 años, Dios lo estaba honrando. La súplica que se elevó por una o uno, al Padre Celestial le plujo duplicarlo en unas hermosas niñas que tan pronto fueron puestas en nuestro brazos se quedaron dormidas escuchando los latidos de dos corazones agradecidos y llenos de amor.

Pensaba aún en los rostros de quienes nos acompañaron en todos los procesos de vida que nos condujeron a nuestras hijas. Rostros angelicales y fieles que lloraron en momentos difíciles, que se frustraron en momentos de incertidumbre y silencio, pero que también lloraron al sentirse bendecidos de ver la obra de Dios completada. Esos rostros tienen la marca de la fe en sus corazones y destilan fragancia de amor incondicional. La presencia de ellos en nuestras vidas son el complemento perfecto y la mayor seguridad de que el amor de Dios nos arropa a través de sus abrazos, consejos y compañía. No los tengo que nombrar, ellos saben quienes son.

Al rato de haber conciliado el sueño, tuve que volver a abrir los ojos: un galán de novelas, un rabito emocionado y dos hermosuras se acercaban a mí con las sonrisas más bellas en el universo dándome los buenos días y las primeras felicitaciones por mi día. ¡Qué visión del cielo! Eran mi esposo, mis hijas y mi adorada Lady. Mis chiquitas venían caminando: una cargaba su juguete y la otra una postal para mí. Me la “entregó” mostrando sus únicas mechas blancas y se fue otra vez. ¡Cuánto han crecido en tan poco tiempo!

Ese domingo celebré la presencia de mis pequeños milagros en mi hogar. Era lo apropiado, era lo necesario, era lo anhelado. Verlas crecer ha sido la mayor bendición brindada. Escucharlas decir mamá es irreal. Tanto tiempo esperando para escuchar a una personita decirme esa dulce palabra, y ahora son dos las que la pronuncian. Estrecharles los brazos para que se acurruquen al dormir es lo mejor que existe. Las dos caben en mi pecho a la vez. Asi de perfecto es Dios, nos hizo a la medida.

Aún no llevo un año como madre y siento que siempre han estado en casa. Acostumbrarme a ellas tomó un día, vivir sin ellas será imposible. Nuestra vida ha dado un cambio radical, hay nuevas risas, nuevas esperanzas y nuevos desafios que se enfrentan a diario. La amargura del pasado ha quedado atrás y sólo se recuerda para testificar que Dios es un Dios de milagros. Mis hijas no fueron gestadas en mi vientre, pero sí en la oracion y en el clamor de rodillas. La llama de nuestro amor fue encendida en cada cita médica, en cada obstáculo vencido, en cada puerta abierta y también en aquella que se cerraba, en cada lágrima derramada y en la fe certera de que Aquel que había prometido sería fiel en cumplir con Su palabra.

Ese domingo, mi primer Día de Madres, mi corazón más que agradecido elevó un nuevo cántico de alabanza. Cántico que aún ante su presencia continuará: “Dios, tú eres más que bueno y bondadoso. Mi vida entera te pertenece porque me has amado y porque en ti tengo vida nueva. Mis hijas llevan la marca de tu benevolencia y tu amor las unió de manera perfecta a mi amor. Soy madre por tu gracia. Ya no lamento el pasado porque Tú lo haces todo nuevo. Viviré para contar que esta pobre mujer clamó desde lo más profundo de su ser y Tú la escuchaste. Cambiaste sus vestidos de tristeza por ajuares de alegría incomparable. ¡Te amo Señor! Amén”.

Amén.

Advertisements

6 thoughts on “Corazón más que agradecido

  1. Hermoso simplemente hermoso… DIOS es bueno y DIOS no nos abandona… disfruta el ser madre es lo mejor del mundo.

  2. Muy lindas tus palabras. Ser madre es la mejor bendición que puede tener una mujer. Me alegro que hayas podido compartir tu primer día de madres junto a tus bendiciones.

    Cariños,
    Zelma

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s