Home » Familia » “Hija eres, madre serás”

“Hija eres, madre serás”

Desde que las chicas somos pequeñas en edad, solemos escuchar a nuestras madres decirnos: “Hija eres, madre serás”. Mi mamá me lo decía cada vez que cometía una travesura con mi hermana menor. Niña al fin, yo no tenía la más mínima idea de lo que ese refrán quería decir. De adolescente pensé que esas palabras se referían a que todas las travesuras que yo hice de pequeña con mi hermana las pagaría cuando tuviera mis propios hijos porque ellos me harían las mismas y hasta peores. Se podrán imaginar el pánico que eso me causó…mi hermana menor y yo fuimos muy “creativas”.

Desde mi temprana adultez he podido experimentar dos dimensiones diferentes de este refrán. Primero, validez. Segundo, anhelo. Verán, las decisiones más difíciles que tomó mi mamá cuando yo apenas era una joven de 17 años, las puedo comprender ahora y más que comprenderlas, las puedo respetar y validar. La maternidad es una hermosa bendición que conlleva sacrificios y en múltiples ocasiones anteponer las necesidades de los tuyos a las propias. Las normas, los valores, las caricias, el amor inagotable, la visión del futuro, la calidad del tiempo familiar, las reprensiones, el énfasis en la excelencia…todo cobra sentido cuando lo miras desde el ojo de la madre que desea lo mejor para sus hijos. Lo curioso es que yo validé la dimensión de la madre desde la óptica de la hija, porque madre se me era imposible ser.

Desde mis 21 años, comencé a experimentar una segunda dimensión del dicho popular: anhelo. Tuve un deseo ardiente porque el refrán que me decía tanto mi madre fuese una realidad en mi vida y en la de mi esposo. La endometriosis llegó a hacer morada en mi sistema reproductor y aún 10 años después, sigue estando aquí. “Hija eres, madre serás”, ¡cuánto deseaba que alguien me llamara mamá! Lastimosamente, esta condición me alejaba cada mes y cada año de la petición más grade que teníamos presentada ante Dios: ser padres.

Luego de años de pruebas, operaciones, visitas a los especialistas y tratamientos infructíferos mi cuerpo y mi mente no podían más. Ya la herida había sangrado demasiado, subsistía con los fragmentos de quien una vez fui, la falta de comunicación laceró mi matrimonio y mi autoestima no existía porque yo misma la había reducido por no tener la capacidad de darnos a mi esposo y a mí los hijos que tanto deseábamos.

¿Por qué no puedo ser madre? ¿No se supone que esto sea algo “natural” dentro de un matrimonio? ¿Cómo se puede amar tanto a quien nunca has visto? ¿Cómo controlar los deseos de abrazar a alguien que no sabes si llegará a estar en tus brazos? ¿Cómo se deja de amar tanto la vida de un hijo que eres incapaz de dar? Preguntas que en ese momento no me eran posibles contestar.

Lo gravoso de todo fue que por encima de mi crisis existencial, la endometriosis también atentó contra las bases de fe más profundas que tenía y en muchos espacios dominaron la soledad auto-infligida y prevalecieron las dudas: ¿Hasta qué punto puedo creer en la promesa de Dios de que mi esposo y yo seremos padres? ¿Estará Dios atento a mi clamor? ¿Por qué me siento tan olvidada? ¿Valdrá la pena seguir luchando por algo que tal vez no está para nosotros? ¿Por qué cada vez que me acerco a ti en clamor y siento que abres una puerta termino perdiendo? ¿Qué mueve tu corazón? ¿Dónde se alinean la fe y tu divina voluntad? ¿Cómo mantengo la compostura frente a una iglesia que ve mi vida como modelo a seguir? ¿Con qué valor le predico a una iglesia sobre Tu fidelidad a lo que has prometido cuando aún el milagro no ha llegado a mi hogar? Si yo no tengo la capacidad de dar vida, ¿estará tu Espíritu en mí? Ante un panorama como este… ¿puede haber luz al final del camino? ¿Pueden las circunstancias de la vida corromper la esencia del anhelo?

Aún en medio de toda esta confusión que les acabo de redactar, prevaleció la pasión ardiente de que quien busca halla, quien se mantiene, aunque sea cojeando, prevalece. Mi esposo y yo prevalecimos porque Dios tenía una plan perfecto para nosotros, más excelente del que nosotros pudimos haber contemplado. Había una llama que Él mismo había encendido en mí: “…madre serás”.

Así es que mi esposo y yo tomamos unas vacaciones forzadas y nos detuvimos a pensar sobre el porvenir y en un diálogo decisivo mi esposo me preguntó: “¿Qué tú deseas realmente? ¿Dar a luz o ser mamá? Yo me he preguntado lo mismo en muchas ocasiones durante todos estos años y he llegado a la conclusión de que quiero ser padre. No importa la forma, quiero ser papá”. A través de la firme convicción de Edgar, Dios me puso a reflexionar. ¿Cuál era mi anhelo? Al igual que mi esposo, yo quería ser mamá. La decisión siguiente fue la más sencilla que tomamos, pero fue aquella que trajo mayor unidad en mi casa, trajo paz, y por encima de eso trajo la esencia de lo que la endometriosis había quitado: amor renovado y una nueva ilusión. Ampliaríamos nuestra familia a través de la adopción.

Luego de pasar sobre 7 meses realizando las gestiones necesarias, nos tocó una etapa que mi esposo y yo conocíamos a perfección: esperar. Esta espera fue diferente, fue una activa. Convocamos a nuestra familia inmediata para que nos acompañara en oración. “Hija eres, madre serás”. Ese era el nuevo motor que nos movía. Como todo proceso, la espera desespera. Pasaron casi dos años y no habíamos escuchado respuesta alguna. El desánimo estaba empezando a tocar a la puerta.

Le pedía a Dios en secreto que me permitiera el privilegio de por lo menos convertirme en madre a mis 30 años. Edad a la que estaba reacia llegar. Si no que nos diera el hermoso regalo de recibir la tan esperada llamada para fechas significativas como el cumpleaños de Edgar, el Día de Madres, o el Día de Padres. Pasaron dos ciclos de estas fechas. Pasaron mis 30 y llegaron mis 31 años. ¡Uff! ¡Qué fuerte! El balde de agua fría había sido vertido sobre nosotros.

Justo cuando estábamos en plena reestructuración de nuestros proyectos de vida, el milagro llego a nuestro hogar. ¡Recibimos la llamada! Las lágrimas no dejaban de caer de nuestros rostros, y aun hoy no dejo de llorar de gratitud por la obra de Dios. Cuando pusieron a nuestras hijas en nuestros brazos las piezas del rompecabezas fueron cayendo en su lugar: los 10 años de espera, cada tratamiento, cada puerta que se cerró, cada lágrima, cada operación, cada dolor, cada búsqueda, cada plegaria…todo cobró sentido. El camino trazado nos llevó a nuestras hijas…éste siempre fue el diseño de Dios. A tiempo y perfecto. “Hija eres, madre serás”.

Hoy podemos mirar hacia atrás sin huellas de amargura…nuestro sueño era ser padres…ese era el milagro por el que orábamos. La fidelidad y el amor de Dios trajeron a nuestras hijas a casa. Él vio nuestro anhelo y lo armonizó con la necesidad de ellas de llegar a su hogar. ¡Gloria a Dios! Nuestras hijas ya han comenzado a conocer que son el mayor regalo de amor que hemos recibido y que viviremos para testificarlo donde quiera que vayamos.

Advertisements

16 thoughts on ““Hija eres, madre serás”

  1. Felicitaciones Sasha. No recuerdo como llegue a este tu Blog, ni siquiera estaba buscando nada relacionado con la maternidad,ni problemas de fertilidad, ni nada parecido. Pero se me hizo un taco en la garganta leyendo tu historia. Bastante parecida a la mia, excepto que yo no he querido hacer absolutamente nada para quedar embarazada. No he hecho gestiones ningunas para someterme a tratamiento, nada! porque me pregunto, y le cuestiono a mi Padre el porqué no me ha permitido ser madre, si yo lo deseo y sé que sería una excelente madre, y le cuestiono y cuestiono, por qué si a otras que ni siquiera tienen el interés de cuidar de una criatura, a éstas les ha dado hijos. Yo sé que no debo cuestionarle, porque sólo El sabe. Pero sigo esperando. Yo sé que no he sido una hija perfecta, que le he ofendido, pero El perdona. Y si a otras les ha dado hijos, por qué a mi no? Seguiré esperando, ojalá tenga misericordia de mi y me de esta Bendición. (Nunca he pensado en la adopción porque siempre se habla de que es un proceso cuesta arriba y a veces injusto).

    De todas formas en hora buena!! Que disfrutes tus hijas, me alegro mucho por ti.

    • Hola SRodriguez: Primero, gracias por haber tomado de tu tiempo para leer nuestra historia. Yo no creo en las casualidades y estoy convencida de que aunque no lo estabas buscando era necesario que te encontraras con lo que aun es el inicio de nuestro blog. Al igual que tu yo me desborde en duda, frustraciones y preguntas que en su momento dado (no en el mio) tuvieron respuestas. No te sientas mal por eso, doy fe de que en medio de las dudas nuestro Padre nunca nos abandona, al contrario nos acompa~a y cobija en medio de ellas. Te motivo a que no te des por vencida en este tu anhelo, Dios siempre da una salida. En nuestro caso particular fue la adopcion, pero reconozco que no todas las historias de familia comienzan como la nuestra. Entiendo tus temores sobre la adopcion, mi esposo y yo tambien las tuvimos. Mas adelante hablare temas relacionados al regalo de la adopcion. Orare para que Dios pueda dirigirte en tu trayecto hacia la maternidad. No es facil, pero desde hoy cuentas con mi apoyo…no estas sola. Espero nos visites nuevamente al blog muy prontito. Bendiciones!

  2. Wow!!! Esto me a llenado de unas fuerzas terribles y en cierta medida me siento identificada contigo. Tengo 24 años y estoy en esos procesos de saber que pasa con mi cuerpo aun vamos por la idea de quistes ovaricos y el miercoles tengo que hacerme un sonograma bueno ya sabras jaja! Pero me puse tan feliz de leer tu historia porque mi esposo y yo siempre siempre tuvimos y tenemos abierta esa opción pues creemos que seremos padres no importa el proceso y las opciones, me da mucha alegria saber que estas feliz y satisfecha y que tus niñas al fin te han llenado de esa experiencia maravillosa, muchos abrazos para ti! y sigue disfrutandote esos momentos maravillosos. Yo mientras sigo tratando mis sobrinas como mis hijas jaja!!

    • Saludos Liam: Gracias por leer parte de nuestra historia. Conozco a perfeccion el camino en el que tu y tu esposo se encuentran. Entre muchas cosas que te pudiera decir, deseo compartir que te adentras a una ruta que requiere de mucho trabajo en equipo. Motiva a tu esposo a que participe contigo en todos los procesos, asi pueden tomar decisiones juntos porque estan en la misma pagina (sea continuar con las recomendaciones medicas que vengan o redirigir los esfuerzos para la adopcion). En lo que te pueda ayudar, en confianza me puedes volver a escribir. Por lo pronto, estare orando por ti y el sonograma de esta semana.

      PS: Para muchas mujeres, nosotras incluidas, los sobrinos son la primera experiencia maternal que tienen. Disfrutalos al maximo, en lo que llegan tus a~orados reto~nos!!! 🙂

      Dios te Bendiga!

  3. Sasha te conozco desde que eramos bebes (kindergarden) y leer tu historia me llena de mucha felicidad y me inyecta a seguir creyendo por mis promesas que como bien redactas son mayores de las que nosotros pensamos…El siempre va por encima de nuestras espectativas… me gozo con tu bendición y me animas a seguir creyendo en mis asuntos… Dios te bendiga y te siga prosperando =)!

    • Hola Carmen…tengo muchas fotos y grandes recuerdos de esos dias de kindergarten, jajaja!!!!! que bonito es saber que Dios siempre da una contestacion a nuestras peticiones, siendo una de ellas el poder recobrar el animo. Gracias por leer parte de nuestra historia…falta mucho mas por escribir…no se puede engavetar o resumir livianamente 10 a~os del trato de Dios. Cuidate mucho. Estoy para servirte en lo que me sea posible! Un abrazo!

  4. Amiga, le doy gracias a Dios por permitirme interceder por ustedes durante este proceso. Esta oracion contestada es como si fuera mia y ahora le pido a Dios que les guie en el proceso de crianza de esos hermosos angeles que les ha regalado.

    Pero ahora le doy gracias a Dios porque como dices no hay casualidades y el leer tu reflexion me hizo pensar en otros asuntos en los que a veces nos hacen cuestionar nuestra fe porque nos cansamos de esperar. Olvidando que el Padre responde a nuestras oraciones en el tiempo y la forma perfecta. Que cada dia renueve nuestras fuerzas en este camino de Fe.

    Bendiciones lara tu familia. Besos

  5. Sasha, q lindo este espacio en el que compartes sobre la experiencia q muchas pasamos. En ocasiones solas, en ocasiones con gente especial a nuestro lado! Q hermoso leer q cada vez q observas las caritas de las bebas recuerdas la promesa de Dios cumplida, pq a mi me pasa igual y pensaba q eran cosas mías. Leí cosas q me parecía haberlas vivido…y me parecían muy lejanas. Aún recuerdo los días de espera sin contestación a mi oración, a mi petición, y en los q sólo quería ver un bebé, cargarlo y olerlo…sólo para tener una idea de como iba a ser ese momento. Son luchadores, ganadores por la espera!!!. Gracias por compartir ese milagro, para q otros vean que DIOS es real, q oye nuestro clamor y q tiene un plan perfecto. Dios les Bendiga!!Las fotos hermosas, se me parecen a ti!! sshhh, no le digas a Edgar 😉 TQM, Zaly

  6. hola prima!!!! me alegra mucho q estes pasando por esta bonita bendicion,lo mas importante que estes feliz…estan muy lindas las nenas.que dios los bendiga… t.q.m.

  7. Hola! Tu historia me hizo llorar y a mi esposo tambien!!! Casi se parece a mi situacion actual. Lamentablemente a mis 29 años en agosto fui diagnosticada con cancer cervical. Gracias a Dios desaparecio el tumor, pero por el tratamiento no podre tener hijos. Todas tus interrogantes tambien las tuve y aun me rondan en mi cabeza. Pero una historia como la tuya me ayuda mas a no rendirme y no perder la fe que de la forma que sea, mi esposo y yo seremos padres. Qlue disfrutaremos de nuestros hijos y nietos.Esta experiencia me ha acercado mas a Dios que tanto me hacia falta. Que bueno que esas niñas encontraron unos padres como ustedes, llenos de ilusion y con ganas de dar mucho amor y cariño. Creo que ese es el proposito que Dios nos da a muchas parejas, ya que hay tanto niños necesitados. Espero que sigan disfrutando de esa bendicion tan grande y pasen las mejores Navidades. Feliz Navidad y mas bendiciones para el proximo año! Elisa 🙂

    • Hola Elisa: gracias por haber tomado tiempo para leer junto a tu esposo nuestra historia. Aun en medio de nuestras circunstancias es reconfortante saber que Dios no esta ajeno a nuestros sentimientos y envia testimonios como el nuestro y de muchas parejas para recordarnos que su fidelidad siempre prevalece por encima de los senderos mas retantes que atravesamos. Con esto les invito a ambos a que mantengan la esperanza viva y tomen tiempo para definir el curso a tomar. Dios se glorifico en nuestro hogar a traves de la adopcion, pero sabemos que Dios obra de manera diferente en todos. Las interrogantes no estan mal, mi esposo y yo aprendimos a ver a Dios en medio de ellas y no utilizo nuestras dudas para señalarnos, al contrario honro su promesa en medio de ellas. Asi de maravilloso es Dios. Desde hoy cuentas con una mano amiga y apoyo en oracion. Dejame saber como transcurre todo. Dios les guarde a ambos. Recuerden no estan solos. Que la paz de Dios les traiga regocijo y nuevos proyectos de vida este 2012. Feliz navidad!

      • Hey! que bueno q me hayas contestado el coment! Espero hayan pasado una feliz Navidad y Feliz año nuevo! Si Dios permite, ya como para febrero termino mi tratamiento con las quimioterapias y luego estudios y cita con el medico. Para luego continuar mis suenos junto a mi amado esposo, mi angel 🙂 Espero sus nenas este muy bien y mucha felicidad y salud para tu famiiia hermosa! 🙂

  8. Sasha: es Joanne y trabajo con Edgar y te entiendo perfectamente lo q has pasado, la unica diferencia es q Dios no me haconcedido de ser Mama. De hecho voy a tratar de nuevo al 100% y espero q se me de pq si no va a hacer la ultima. Yo tengo 45 anos y degraciadamente no tengo mucho tiempo. Espero q Dios me de la fortaleza y todo paraq se me de.
    Gracias poresas palabras

    Joanne

    • Saludos Joanne. Me he mantenido al tanto con Edgar sobre tu tratamiento. Sé cómo te sientes. Cuentas con nuestro respaldo y oración en este nuevo intento. Dios nunca nos abandona y cada esfuerzo que hagamos por alcanzar nuestros anhelos no son en vano. No importa que los resultados en ocasiones no sean los que esperamos, luego de un tiempo podremos mirar hacia atrás y tener la satisfacción de poder decir que hicimos todo aquello que estuvo en nuestras manos hacer para alcanzar nuestros sueños. Dios tiene control sobre nuestras vidas y confío en que su compañía estará contigo para darte ánimo y renovadas fuerzas (físicas, emocionales, mentales y espirituales) en este nuevo intento que realizarán. En lo que podamos ayudarte, aquí estaremos. Bendiciones!

  9. Hola! Me siento sumamente identificada contigo. Han sido muchos los años en q mi esposo y yo hemos estado luchando por ser padres. Ha sido un proceso de muchas altas y bajas desde enterarnos q no podíamos tener bebés, comenzar tratamientos……que una y otra vez no daban resultado………hasta llegar al in-vitro…..q tampoco funcionó. Finalmente, entendimos q Dios había seleccionado la adopción como medio para q nuestro milagro llegara. Ya hacen dos años de q sometimos todo y sin embargo no ha sucedido nada. Definitivamente, como dices, la espera es terrible en todos estos procesos. Esta semana fue terrible pq sentimos q las puertas se nos cierran. Sin embargo, Dios es maravilloso y ante una puerta q se cierra…….hubo otra q se abrió. Es tanto el deseo q tenemos q estamos luchando nuevamente por lo q tanto anhelamos. En esta lucha es q nos hablaron de tu página. Q mucho he llorado al leer tus artículos. Hablas de tantas cosas por las cuales también he pasado. Pienso q solo personas q vivan lo mismo pueden entenderme. Pero, sobre todo, ver tu historia me da esperanzas de q nuestro milagro llegará en el tiempo del Señor. Nuestras felicitaciones a ti y a tu esposo por la llegada de las bebas. Su milagro nos llena de esperanzas…….Dios derrame bendiciones sobre ustedes……Zuleika

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s